A new revolution / Una nueva revolución

The concept of open software and open hardware, without copyright and free to be used and further developed by anyone, is supposing a new industrial revolution, putting advanced yet low-cost micro computing projects in the hands of new users: children, elderly, low-incomers in developing countries, together with the ever so active “makers” like hobby enthusiast and DIY-people (do-it-yourself).

The maker movement is putting individual creators in the centre that for the first time can use a whole infrastructure and ecosystem of new soft and hardware to create customizable and unique interactive projects. The big commercials companies are also joining in, seeing the potential of this trend, getting involved in workshops and “creative garages” to be able support and snap up the best projects. Through the support of many small funders (crowd funding) many small projects can get flying without the hassle and risks of shareholder money and bank loans.

Tiny inexpensive microcomputer boards like the Arduino or the Raspberry Pi, come prepared for all kinds of extensions and can, using motors, sensors and other equipment be converted into advanced process control systems.

There are many uses for this technology in agriculture, from measuring soil and weather data to check plant health, to controlling fans, lamps or irrigations system pumps to respond to these data. Or you can make your own drone to new overview information from your farm.

A smart DIY plant system with Arduino (seeed.cc)

El concepto de software abierto y hardware abierto, sin derechos de autor y libre de ser utilizado y desarrollado por cualquier persona, supone una nueva revolución industrial, poniendo en marcha proyectos de microprocesadores avanzados, pero de bajo costo en manos de nuevos usuarios: niños, ancianos, personas con bajos ingresos en países en desarrollo, junto con los “makers” siempre tan activos como los aficionados entusiastas  y las personas que hacen bricolaje (hágalo usted mismo).

El movimiento de “makers” está poniendo a los creadores individuales en el centro que, por primera vez, pueden usar toda una infraestructura y ecosistema de software y hardware nuevos para crear proyectos interactivos personalizables y únicos. Las grandes compañías comerciales también se están uniendo, viendo el potencial de esta tendencia, participando en talleres creativos y “de garaje” para poder apoyar y obtener los mejores proyectos. Con el apoyo de varios pequeños financiadores (crowd funding), muchos proyectos pequeños pueden salir a volar sin laos problemas y riesgos del dinero de los accionistas y los préstamos bancarios.

Pequeñas y económicas placas de microprocesadores como el Arduino o el Raspberry Pi, vienen preparadas para todo tipo de extensiones y pueden, usando motores, sensores y otros elementos ser convertidas en sistemas avanzados de control de procesos.

Hay muchos usos para esta tecnología en la agricultura, desde la medición de datos del suelo y el clima para controlar la salud de las plantas, hasta el control de ventiladores, lámparas o bombas del sistema de irrigación para responder a estos datos. O puede crear su propio dron a la nueva información general de su granja.