A new revolution / Una nueva revolución

The concept of open software and open hardware, without copyright and free to be used and further developed by anyone, is supposing a new industrial revolution, putting advanced yet low-cost micro computing projects in the hands of new users: children, elderly, low-incomers in developing countries, together with the ever so active “makers” like hobby enthusiast and DIY-people (do-it-yourself).

The maker movement is putting individual creators in the centre that for the first time can use a whole infrastructure and ecosystem of new soft and hardware to create customizable and unique interactive projects. The big commercials companies are also joining in, seeing the potential of this trend, getting involved in workshops and “creative garages” to be able support and snap up the best projects. Through the support of many small funders (crowd funding) many small projects can get flying without the hassle and risks of shareholder money and bank loans.

Tiny inexpensive microcomputer boards like the Arduino or the Raspberry Pi, come prepared for all kinds of extensions and can, using motors, sensors and other equipment be converted into advanced process control systems.

There are many uses for this technology in agriculture, from measuring soil and weather data to check plant health, to controlling fans, lamps or irrigations system pumps to respond to these data. Or you can make your own drone to new overview information from your farm.

A smart DIY plant system with Arduino (seeed.cc)

El concepto de software abierto y hardware abierto, sin derechos de autor y libre de ser utilizado y desarrollado por cualquier persona, supone una nueva revolución industrial, poniendo en marcha proyectos de microprocesadores avanzados, pero de bajo costo en manos de nuevos usuarios: niños, ancianos, personas con bajos ingresos en países en desarrollo, junto con los “makers” siempre tan activos como los aficionados entusiastas  y las personas que hacen bricolaje (hágalo usted mismo).

El movimiento de “makers” está poniendo a los creadores individuales en el centro que, por primera vez, pueden usar toda una infraestructura y ecosistema de software y hardware nuevos para crear proyectos interactivos personalizables y únicos. Las grandes compañías comerciales también se están uniendo, viendo el potencial de esta tendencia, participando en talleres creativos y “de garaje” para poder apoyar y obtener los mejores proyectos. Con el apoyo de varios pequeños financiadores (crowd funding), muchos proyectos pequeños pueden salir a volar sin laos problemas y riesgos del dinero de los accionistas y los préstamos bancarios.

Pequeñas y económicas placas de microprocesadores como el Arduino o el Raspberry Pi, vienen preparadas para todo tipo de extensiones y pueden, usando motores, sensores y otros elementos ser convertidas en sistemas avanzados de control de procesos.

Hay muchos usos para esta tecnología en la agricultura, desde la medición de datos del suelo y el clima para controlar la salud de las plantas, hasta el control de ventiladores, lámparas o bombas del sistema de irrigación para responder a estos datos. O puede crear su propio dron a la nueva información general de su granja.

Internet everywhere / Internet en todas partes

The talk about Ubiquitous Internet (Internet anywhere, at any time and for any device) has been going on for years. But if you weren’t situated in an urban area or within coverage of a mobile mast, that just wasn’t going to happen for you. At least not up until now.

One of the many projects underway is called OneWeb and it plans to send enough satellites into orbit around the Earth to give access to Internet from just any part of the globe. But as it is important to have short response times, the satellites have to be much closer to earth, which in turn will require much more satellites for a full global coverage.

So with thousands of satellites, each one more or less as big as a washing machine, orbiting close together at a height of 1200 km, every remote area could have Internet access at a speed up to 50 Mbit/second. To lower the costs for launching the satellite, the company plans to send up 32 of them at the same time.

There are many possible uses for this new infrastructure, not only will it facilitate data collection from remote areas for investigation or agricultural uses, but also geolocation for navigation, leisure or rescue missions as well as to provide any person at any spot of the globe with the possibility to access and make use of the worlds information.

A OneWeb Internet satellite orbiting Earth

La idea de Internet ubicua (Internet en cualquier lugar, en cualquier momento y para cualquier dispositivo) ha estado de moda durante años. Pero si uno no se encontraba en un área urbana o dentro de la zona de cobertura de un mástil móvil, eso simplemente no iba a suceder. Hasta ahora.

Uno de los muchos proyectos en curso se llama OneWeb y planea enviar suficientes satélites en órbita alrededor de la Tierra para dar acceso a Internet desde cualquier parte del mundo. Pero como es importante tener tiempos de respuesta cortos, los satélites deben estar mucho más cerca de la Tierra, lo que a su vez requerirá muchos más satélites para una cobertura global completa.

Entonces, con miles de satélites, cada uno más o menos tan grande como una lavadora, orbitando juntos a una altura de 1.200 km cada zona remota debería poder tener acceso a Internet a una velocidad de hasta 50 Mbit/segundo. Para reducir el coste de lanzamiento del satélite, la compañía se plantea enviar 32 de ellos al mismo tiempo.

Hay muchos usos posibles para esta nueva infraestructura, no solo facilitará la recolección de datos desde áreas remotas para fines de investigación o agricultura, sino también la geolocalización para misiones de navegación, ocio o rescate, así como para proporcionar a cualquier persona en cualquier lugar del mundo la posibilidad de acceder y hacer uso de la información del mundo.

Are cities getting smarter? / Las ciudades son más inteligentes?

The real buzzword in urbanism today is Smart Urbanism. So cities are getting smarter in some way? Well this initiative is all about viewing urban development in a new way. As top-down planning has not brought about the solutions needed for the growing complexity of cities, a bottom-up approach is preferred to enable a more equitable development, putting more emphasis on social networks to work collectively within a framework of simple rules. To address the issues of sustainable growth of big cities, smaller towns and its neighborhoods, the urban areas should be conceived as organic ecosystems.  When cities are getting more complex, rule systems should get simpler, allowing for a more responsive community, to generate complex answers and initiatives from below, to allow for a more self-organized and cooperative urban environment.

In this work urban digital technologies also play a vital role, as smart urbanism is a crossroad of new urban places, technologies and infrastructures. The Internet of Things allows us integrate ubiquitous connectivity, big data and analytics. From this rises a virtual city where the objects could be responsive, interacting with the user of the city as he or she goes along. But there also lies a conflict between the different views on what smart cities is about, perhaps better definitions and research is still needed to unite all the wild-grown concepts. Critics are saying that technology is taking on a too important role, allowing for societies with a strong control, that smart cities should not just be about information and technology, but about people and how to engage them in social action to form the future of different cities.

Could there also be a future of Smart Rural? Of course, the possibilities of getting rural social networks engaging for change and the use of a omnipresent technology is much more at hand today where we can put advanced systems to work and connect globally in rural areas with little effort and cost. Perhaps, as smart urbanism mature and cities need to be more sustainable in their surrounding context, we will also see a new focus on smart ruralism, creating a connection between sustainable agriculture, rural land use and a renewed urbanism.

p467

La palabra realmente de moda en urbanismo hoy es el Smart Urbanism. ¿Así que las ciudades se vuelven más inteligentes de alguna manera? Esta iniciativa trata de ver el desarrollo urbano de una nueva manera. Como la planificación “desde arriba hacia abajo” no ha dado lugar a las soluciones necesarias para la creciente complejidad de las ciudades, se prefiere un enfoque “desde abajo hacia arriba” para permitir un desarrollo más equitativo, poniendo más énfasis en las redes sociales para trabajar en dentro en un marco de reglas más simples. Para abordar los temas de crecimiento sostenible de las grandes ciudades, ciudades más pequeñas y sus barrios, las ciudades deben ser concebidos como ecosistemas orgánicos. Cuando las ciudades cada son vez más complejos, los sistemas de reglas deben volverse más simples, para permitir una mayor capacidad de respuesta desde la comunidad, para generar respuestas e iniciativas complejas desde abajo, para permitir un entorno urbano más auto-organizado y cooperativo.

Como el urbanismo inteligente es una cruce de nuevos lugares urbanos, tecnología e infraestructuras, las tecnologías digitales urbanas también juega un papel vital. El “Internet de las cosas” nos permite integrar la conectividad ubicua, grandes volúmenes de datos y análisis. A partir de la información se genera una ciudad virtual donde los objetos pueden ser responsivos, interactuando con el usuario de la ciudad cuando él o ella va moviéndose por ella. Sin embargo, hay un conflicto entre los diferentes puntos de vista sobre para que son las ciudades inteligentes, quizás se necesita mejores definiciones y la investigación todavía para unir los conceptos. Los críticos dicen que la tecnología está asumiendo un papel demasiado importante, conllevando a una sociedad con un fuerte control, que las ciudades inteligentes no deben sólo tratarse de información y tecnología, sino de personas y la forma de hacerlos participar en la acción social para formar el futuro de diferentes ciudades.

Podría también haber en un futuro un Smart Rural (rural inteligente)? Por supuesto que si, las posibilidades de construir redes sociales del campo, comprometidos con el cambio y el uso de una tecnología omnipresente, es mucho más factible hoy en día donde podemos poner en marcha sistemas avanzados e interconectados a nivel mundial en las áreas rurales con poco esfuerzo y coste. Tal vez, mientras el urbanismo inteligente va madurando y las ciudades tienen que ser cada vez más sostenibles en su contexto y entorno, también veremos un nuevo enfoque hacía un ruralismo inteligente, creando una nueva conexión entre la agricultura sostenible, el uso de suelo y un urbanismo renovado.

Wind power without blades / Energia eólica sin aspas

A Spanish research project is investigating a new and very different way of creating energy from the wind without the use of wings. Instead of using the rotation of a propeller and a turbine it takes energy from the shaking turbulent forces of the winds. The equipment uses something called vorticity, which is kinetic energy that produces a pattern of spinning vortices. The same effect that brought the Tacoma Narrows Bridge down is here used intentionally to generate electricity.

The concept is called the Vortex and is a bladeless structure that is promising a new kind of power plants in the coming future. It won’t produce as much energy as a normal wind turbine but is much more economic to produce, does not have parts to maintained and is supposed to be practically noiseless. A first version, 12 meters high, will be made commercially available next year and is to produce 4 kW with bigger models coming later on.

Vortex 6m Prototype

 

Un proyecto de investigación español está investigando una nueva forma de crear energía a partir del viento y sin el uso de aspas. En lugar de utilizar la rotación de un hélice y una turbina, aprovecha la energía de las fuerzas turbulentas de los vientos. El equipo utiliza algo llamado vorticidad, que es la energía cinética que produce un patrón de vórtices giratorios. El mismo efecto que trajo el puente de Tacoma Narrows abajo se utiliza aquí intencionalmente para generar electricidad.

El concepto se llama Vortex y es una estructura sin piezas moviles que promete ser un nuevo tipo de plantas de energía en el futuro próximo. No va a generar tanta energía como una turbina de viento normal, pero es mucho más económica de producir, no tiene partes para mantener y se supone que es prácticamente silencioso. Una primera versión, de 12 metros de altura que producirá 4 kW, se saldrá al mercado el próximo año y otros modelos más grandes vendrán más adelante.