A new revolution / Una nueva revolución

The concept of open software and open hardware, without copyright and free to be used and further developed by anyone, is supposing a new industrial revolution, putting advanced yet low-cost micro computing projects in the hands of new users: children, elderly, low-incomers in developing countries, together with the ever so active “makers” like hobby enthusiast and DIY-people (do-it-yourself).

The maker movement is putting individual creators in the centre that for the first time can use a whole infrastructure and ecosystem of new soft and hardware to create customizable and unique interactive projects. The big commercials companies are also joining in, seeing the potential of this trend, getting involved in workshops and “creative garages” to be able support and snap up the best projects. Through the support of many small funders (crowd funding) many small projects can get flying without the hassle and risks of shareholder money and bank loans.

Tiny inexpensive microcomputer boards like the Arduino or the Raspberry Pi, come prepared for all kinds of extensions and can, using motors, sensors and other equipment be converted into advanced process control systems.

There are many uses for this technology in agriculture, from measuring soil and weather data to check plant health, to controlling fans, lamps or irrigations system pumps to respond to these data. Or you can make your own drone to new overview information from your farm.

A smart DIY plant system with Arduino (seeed.cc)

El concepto de software abierto y hardware abierto, sin derechos de autor y libre de ser utilizado y desarrollado por cualquier persona, supone una nueva revolución industrial, poniendo en marcha proyectos de microprocesadores avanzados, pero de bajo costo en manos de nuevos usuarios: niños, ancianos, personas con bajos ingresos en países en desarrollo, junto con los “makers” siempre tan activos como los aficionados entusiastas  y las personas que hacen bricolaje (hágalo usted mismo).

El movimiento de “makers” está poniendo a los creadores individuales en el centro que, por primera vez, pueden usar toda una infraestructura y ecosistema de software y hardware nuevos para crear proyectos interactivos personalizables y únicos. Las grandes compañías comerciales también se están uniendo, viendo el potencial de esta tendencia, participando en talleres creativos y “de garaje” para poder apoyar y obtener los mejores proyectos. Con el apoyo de varios pequeños financiadores (crowd funding), muchos proyectos pequeños pueden salir a volar sin laos problemas y riesgos del dinero de los accionistas y los préstamos bancarios.

Pequeñas y económicas placas de microprocesadores como el Arduino o el Raspberry Pi, vienen preparadas para todo tipo de extensiones y pueden, usando motores, sensores y otros elementos ser convertidas en sistemas avanzados de control de procesos.

Hay muchos usos para esta tecnología en la agricultura, desde la medición de datos del suelo y el clima para controlar la salud de las plantas, hasta el control de ventiladores, lámparas o bombas del sistema de irrigación para responder a estos datos. O puede crear su propio dron a la nueva información general de su granja.

Want a watchdog? Or a drone?! / Un perro guardián? O un drone?!

Out on remote plots of land in the Spanish countryside there are often a lonesome dog to keep unwanted visitors out. Their loud barking and energetic running back and forth to try to break the chain that holds them can be indeed be scaring sight, but perhaps of little more benefit to the farm than just that.

Small aerial drones equipped with cameras or other sensors can be very useful applied to agriculture. The drones can be programmed to fly out and do surveillance missions from their post. These missions could both be controlled manually from the farmer’s phone or tablet or triggered by some type of sensor. Using GPS technology they can navigate always to keep inside the borders of your lands to check on the state of the crops, look for damages, unwanted presences or other abnormal changes. The vision from the air can in many cases also give more information than what is seen just by “walking the lands”.

From the air it is often easier to get a clear view on how the crop is developing, if some areas seems in need of more nutrients or water or if there are signs of visual damage from insects or other animals. This information can be sent remotely to the farmer, who then decides on what action to take.

p144

En fincas remotas en el campo español a menudo hay un perro solitario para mantener fuera a los visitantes no deseados. Sus ladridos fuertes y el enérgico correr de ida y vuelta para tratar de romper la cadena que le sostiene, puede asustar, pero tal vez ser de poca utilidad más para la granja que sólo eso.

Los pequeños aviones no tripulados, llamados drones, equipados con cámaras u otros sensores pueden ser muy útiles aplicados a la agricultura. Un dron puede ser programado para volar y hacer misiones de vigilancia. Estas misiones pueden manejarse desde el teléfono “smart” o tableta del agricultor  o ser activados por algún tipo de sensor. Utilizando la tecnología GPS pueden navegar siempre maneniendose dentro de los límites de la finca para comprobar el estado de los cultivos, buscar daños, detectar presencias no deseadas u otros cambios anormales. La visión desde el aire puede en muchos casos también dar más información que lo que se ve simplemente “caminando por las tierras”.

Desde el aire es a menudo más fácil de obtener una visión clara de cómo se está desarrollando el cultivo, si algunas zonas parece que necesitan más nutrientes o agua o si hay signos de daño de insectos u otros animales. Esta información puede ser enviada de forma remota al agricultor, quien luego decide qué acción debe tomarse.