Want a watchdog? Or a drone?! / Un perro guardián? O un drone?!

Out on remote plots of land in the Spanish countryside there are often a lonesome dog to keep unwanted visitors out. Their loud barking and energetic running back and forth to try to break the chain that holds them can be indeed be scaring sight, but perhaps of little more benefit to the farm than just that.

Small aerial drones equipped with cameras or other sensors can be very useful applied to agriculture. The drones can be programmed to fly out and do surveillance missions from their post. These missions could both be controlled manually from the farmer’s phone or tablet or triggered by some type of sensor. Using GPS technology they can navigate always to keep inside the borders of your lands to check on the state of the crops, look for damages, unwanted presences or other abnormal changes. The vision from the air can in many cases also give more information than what is seen just by “walking the lands”.

From the air it is often easier to get a clear view on how the crop is developing, if some areas seems in need of more nutrients or water or if there are signs of visual damage from insects or other animals. This information can be sent remotely to the farmer, who then decides on what action to take.

p144

En fincas remotas en el campo español a menudo hay un perro solitario para mantener fuera a los visitantes no deseados. Sus ladridos fuertes y el enérgico correr de ida y vuelta para tratar de romper la cadena que le sostiene, puede asustar, pero tal vez ser de poca utilidad más para la granja que sólo eso.

Los pequeños aviones no tripulados, llamados drones, equipados con cámaras u otros sensores pueden ser muy útiles aplicados a la agricultura. Un dron puede ser programado para volar y hacer misiones de vigilancia. Estas misiones pueden manejarse desde el teléfono “smart” o tableta del agricultor  o ser activados por algún tipo de sensor. Utilizando la tecnología GPS pueden navegar siempre maneniendose dentro de los límites de la finca para comprobar el estado de los cultivos, buscar daños, detectar presencias no deseadas u otros cambios anormales. La visión desde el aire puede en muchos casos también dar más información que lo que se ve simplemente “caminando por las tierras”.

Desde el aire es a menudo más fácil de obtener una visión clara de cómo se está desarrollando el cultivo, si algunas zonas parece que necesitan más nutrientes o agua o si hay signos de daño de insectos u otros animales. Esta información puede ser enviada de forma remota al agricultor, quien luego decide qué acción debe tomarse.